Espacio y orden

Bruno Zevi[1], uno de los críticos de arquitectura más importantes del siglo XX definía perfectamente la sutil diferencia que existe entre el espacio que ha sido diseñado para ser visto de aquel que por el contrario, fue pensado para ser habitado. Esta distinción semántica y el marco educativo que nos ocupa, permite profundizar sobre la importancia que tiene para las instituciones educativas del siglo XXI, considerar criterios lógicos de conformación a partir de la síntesis esencial de los distintos elementos ambientales, tecnológicos y pedagógicos que respondan a las demandas cognitivas del estudiante.

 

 

Zevi considera que cualquier espacio por bello que sea, se constituye en una caja contenedora y seguirá siendo caja aunque haya sido arduamente trabajada o esculpida con excelso gusto. ¨Nadie ha pensado jamás confundir el valor de la caja con su contenido¨.  No es de extrañar por lo tanto, que el espacio educativo tradicional de principios del siglo XX se haya consolidado a través de los años como el único patrón funcional de referencia para los procesos de enseñanza, sin que hayamos reparado en el conveniente planteamiento multidimensional cuya propuesta se enfoca en la fusión del contenedor con su contenido.

Desde esta perspectiva, comprender el vocabulario del espacio educativo ya no es una tarea reservada exclusivamente al arquitecto o al ingeniero.  El pedagogo, el tecnólogo, comienza por igual, a manipular conceptos que definen su transversalidad a partir de la lógica relacional que se establece entre los objetos, sus características formales y funcionales, las variables ambientales y la aproximación pedagógica de cada una de las actividades allí propuestas.

Las escalas, las distancias, las proporciones, la luz, las texturas, las formas, se mimetizan junto con las tecnologías y su uso pedagógico para construir el oportuno orden espacial educativo.

 

[1] Saber ver la Arquitectura: Ensayo sobre la interpretación espacial de la arquitectura. Editorial Poseidon. 1981.

 

MARIELLA M. AZZATO SORDO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *