03 diciembre 2018

Presentación del proyecto smart classroom en el ii congreso internacional ctem de la comunidad de valencia

El pasado viernes día 9 de noviembre presentamos el proyecto de investigación Smart Classroom Project en una de las diferentes mesas del II Congreso Internacional CTEM de la Comunidad de Valencia, que se celebró en Auditorio Charles Darwin del Aulario Interfacultativo de la Universidad de Valencia, Campus de Burjassot  (Valencia).

La presentación se dividió en 6 bloque diferentes. En el primer bloque se abordaron los desafíos para la transformación en la escuela del siglo XXI. Guillermo Bautista intervino exponiendo la idea de que el principal desafío es que todos los actores de la comunidad educativa tomen conciencia de formar general de que la escuela debe transformarse desde el punto de vista espacial, pero, sobre todo, pedagógico. Otro de los desafíos en el ámbito de la transformación del espacio es el que tiene que ver con la dimensión ambiental y las infraestructuras, porque tenemos centros que están concebidos únicamente desde una perspectiva tradicional del proceso de enseñanza-aprendizaje y esta organización está enormemente arraigada. Por ejemplo, muchos de los docentes esgrimen lo pequeñas que son sus aulas, sin embargo, mayoritariamente, el espacio que ocupa la mesa del profesor y la superficie que se deja entre la pizarra y la primera fila o las primeras mesas de los alumnos suponen en ocasiones 1/3 o 1/4 del total de la superficie del aula. Por último, nos encontramos también con el reto que tiene que ver con lo digital, porque hemos empezado integrando la tecnología en las escuelas y en los procesos de enseñanza y aprendizaje a través de las “aulas de informática”. Más tarde con proyectos a gran escala y patrocinados por las administraciones, como el 1×1, o con las pizarras digitales interactivas (PDI) en todas las aulas, etc. Estos son elementos y modelos que tal como se han concebido no han cambiado apenas las metodologías y condicionan enormemente el proceso de aprendizaje.

En otro de los bloques de la mesa se trató el tema de las metodologías activas y las actividades experimentales STEM. Algunas ideas clave que Guillermo Bautista expuso en su intervención fueron:

– Es necesario dar pasos para globalizar considerablemente el currículum. Eso implica abordar un cambio serio en los horarios, en la co-docencia y coordinación del profesorado (entender la práctica docente de otra forma) y por supuesto, reconceptualizar el espacio. También utilizar formas más inductivas y más indagativas de aprender. Articular mucho más los diferentes tipos de contenidos. Evaluar de forma constante, mediante la observación de lo que pasa y la exigencia de buenos productos y actuaciones de los alumnos.

 

Es importante considerar metodologías de aprendizaje que permitan en el aula cosas como:

– Movimiento durante el aprendizaje / cambio de disposición física y de actividad durante la misma sesión mediante retos complejos que permitan y exijan diferentes habilidades y procedimientos al alumnado.

– Aprender de pie. Existe literatura científica sobre las bondades de los pupitres “stand up” (de pie) para la salud de los alumnos. Los alumnos pasan demasiadas horas quietos y sentados en las aulas tradicionales.

– Aprender manipulando. El aprendizaje en niños y jóvenes es básicamente experiencial y manipulativo. Debemos cambiar el “escuchar” por el diseñar, pensar, crear, desarrollar, probar, etc.

– Aprender a partir de la elección del eje conductor del aprendizaje que interese al alumnado y lo más cercano posible a su realidad.

– Aprender necesitando. La actividad de aprendizaje debe surgir también de la inquietud y necesidad por resolver retos, problemas, dudas…

– Aprender sirviendo a la comunidad. Abrir el aula y acercar la escuela a la comunidad en la que se sitúa es muy importante para que la escuela no viva alienada de la realidad. La escuela debe integrarse en la sociedad para mejorarla y cambiarla.

Otra de las cuestiones cruciales cuando se aborda el tema del espacio es entender cómo se integran los entornos y herramientas digitales en el espacio y en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En este bloque desde nuestro proyecto, en el que abordamos también la dimensión digital que tiene que ver con el espacio, expusimos las siguientes ideas:

– Hay que desaprender mucho. Observar bien de dónde venimos (aula de informática, 1×1, pizarra digital, etc.). No se han producido apenas cambios en la metodología aun con la cantidad de recursos invertidos.

– Otra de las claves respecto al uso de TIC que cabe considerar es tener una sólida mirada crítica porque lo digital está rodeado de negocio y de “humo” en definitiva, de integración incoherente de los medios debido a modas o inercias que poco tienen que ver con la reflexión pedagógica. La mirada crítica nos hace crecer como escuela y como docentes, nos hace exigir más a la tecnología. Nos permite afrontar el uso de esta para enseñar y aprender de una forma más inteligente y también más eficiente.

– Sin duda, desde la escuela se nos debe exigir además un doble papel, el de usar la tecnología para que los estudiantes aprendan mejor y alfabetizar en el uso correcto de los recursos digitales que hacen los alumnos.

– La tecnología debe integrarse de forma invisible. A priori, desde el abordaje de la dimensión digital del proyecto no somos partidarios de un dispositivo para cada alumno o que cada uno tenga el suyo asignado, ni que éste deba ser el mismo para cada uno de ellos. La experiencia nos dice que se tiende a reproducir metodologías tradicionales unidireccionales. Nos parece más adecuado integrar la tecnología en momento que se requiera y que no juegue un papel predominante en el espacio del aula y durante la actividad si no es estrictamente necesario.

Finalmente se expusieron por parte de cada uno de los participantes los principales retos de futuro.

Guillermo Bautista recordó que es importante que el tema del espacio ya empiece a ocupar un lugar en la agenda y el diálogo sobre innovación. El ejemplo es la mesa redonda en la que se presentaron diferentes experiencias, como la Future Classroom Lab del INTEF o la del Colegio .

– Nuestro objetivo precisamente es analizar las experiencias que ya existen, para obtener un conocimiento científico sistemático de ellas y así este pueda ser utilizado para la toma de decisiones.

– Nosotros pensamos que hay unos principios que deben guiar el diseño del espacio educativo. Algunos de ellos son la flexibilidad del espacio, el orden, el comfort (físico y psicológico), la apertura, ….

– Es muy importante la reflexión conjunta del equipo de profesores. En nuestro proyecto hemos obtenido con las dinámicas de co-diseño unos resultados muy buenos y unos índices de satisfacción muy altos en ese proceso. Esto hace que el profesorado se identifique con los diseños de aulas que implementamos.

– Es interesante también pensar en integrar aspectos de los diferentes modelos que ya existen: STEAM, Inteligencias múltiples, Waldorf, Future Classroom, etc., y evolucionar hacia un modelo que responda a lo que queremos metodológicamente.

La mayor dificultad la encontramos en la cultura escolar tradicional y de la poca reflexión del profesorado respecto al espacio. También de una casi incomprensible resistencia al cambio.